Los errores más comunes a la hora de limpiar

Todos tenemos nuestros hábitos particulares a la hora de realizar la limpieza de nuestro hogar, sin embargo, muchas de estas costumbres son contraproducentes y ensucian más de lo que limpian. Hemos reunido algunos de los errores más comunes que se cometen a la hora de realizar una limpieza.

 

Frotar en exceso

 

Cuando tenemos que ocuparnos de una mancha ocasional, de forma urgente, lo primero que hacemos es ir corriendo a la cocina para ponernos a frotar como locos. Sin embargo, esto puede ser un error. El truco no reside en frotar como posesos, de esta forma probablemente haremos la mancha más grande. Lo que tenemos que hacer es intentar absorber en lugar de frotar. Un consejo, probar siempre con el limpiador en una zona que no sea tan visible.

 

Empezar por quitar el polvo

 

En la limpieza ocurre lo contrario que en la construcción, hay que empezar la casa por el tejado. Empezando a quitar el polvo de arriba para abajo. Sin embargo, es importante que primero empecemos barriendo (aunque lo ideal es aspirar), de lo contrario el polvo volverá a posarse por los muebles.

 

Recomendamos encarecidamente usar aspirador. Después del aspirado, es la hora de los muebles.

 

Mala elección del producto de limpieza

 

La elección de los productos de limpieza es uno de los puntos más importantes. No todos los productos nos valen para todas las superficies, manchas y estancias. Cada producto tiene su función y su lugar. Tenemos que tener especial cuidado con los productos naturales como el limón o el vinagre, su acidez los hacen especialmente dañinos para algunas superficies como el mármol o piedra caliza.

 

Cuidado de los utensilios

 

El cuidado de los utensilios que manejamos repercute directamente en el resultado final. Las bayetas, estropajos, la fregona y demás herramientas de limpieza tienen su vida útil y hay que renovarlos. De lo contrario ensuciaremos más de lo que limpiamos.

 

Secado

 

En una buena limpieza es recomendable un buen secado. Evitaremos las marcas de las gotitas de agua que quedan al secarse.

 

Uno de los errores más comunes es aprovechar, al salir de la ducha, para pasar la toalla y limpiar el espejo. Si alguna vez habéis hecho esto veréis que el resultado no es muy bueno; se llena de pelusas y nos queda el espejo sin brillo. Si queremos aprovechar el vaho, lo mejor es usar un paño de microfibras.

 

Tips:

 

Lavadora: Si le pones más detergente no lava mejor. Es más, quedaran restos de detergente sin disolver que ensuciará nuestras prendas. Llenar la lavadora a tope tampoco funciona.

 

Ventanas: Los días de lluvia no son la mejor opción para limpiar los cristales, los de mucho sol tampoco. El limpiador se secará muy rápido y dejará marcas.

 

Banner BLOG

 

Comparte en tus redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

3 Comments


  • Cada vez soy más especial a la hora de limpiar. Compramos una vaporeta para casa y desde entonces sí tengo esa sensación de que las cosas están limpias.

    Por ejemplo le aplico vapor al sofá, también al colchón y las zonas donde tenemos a la perra, que bonita es un rato, pero bastante guarra cuando quiere también.

    Gracias por el interesante artículo.

  • ¡Cuánta razón! La verdad es que a veces por querer hacer las cosas rápidamente al final lo hacemos mal. Con el tema de los limpiadores es un caos, hay tantos diferentes que al final por ir a lo rápido coges uno y lo usas para todo, pero tienes razón, cada producto es para una tarea especifica. Muchas gracias por los consejos

Dejar un comentario