Lo que debemos saber sobre los protectores solares

Ahora que por fin ha llegado el verano, debemos de ser conscientes de la importancia de usar protector solar. Aunque actualmente todo el mundo es consciente de la necesidad de aplicarnos protección solar cuando nos vemos expuestos al sol, no todos somos conscientes de las características que tiene que tener este producto para su correcto funcionamiento.

 

El uso de protección solar adecuada es fundamental cuando la exposición es prolongada.

 

Si tenéis problemas con las manchas que pueden causar este tipo de cremas podéis consultar nuestro artículo que explica Cómo quitar manchas de protección solar de la ropa.

 

Cuando usamos protección solar nos estamos protegiendo contra las radiaciones solares que, cada año son más intensas. Esta protección, además de evitarnos molestas quemaduras, nos ayudará a prevenir enfermedades en nuestra piel, arrugas y manchas.

 

Tipos de radiaciones

 

Los rayos UVB son los que tienen una menor capacidad de penetración en nuestra piel. Tienen la capacidad de penetrar hasta la epidermis y son los que causan las quemaduras en nuestro cuerpo. Muchos tipos de cáncer de piel son causados por este tipo de rayos.

 

Los rayos UVA, los más conocidos por la mayoría, son los que tienen una mayor penetración sobre nuestra piel, son causantes del envejecimiento prematuro de nuestra piel. También son los responsables de que nos pongamos morenos. Los rayos UVA, debido a su alta penetración, pueden causar daños a nivel celular y causar algunos tipos de cáncer.

 

 

¿Qué debemos tener en cuenta?

 

EL FPS, factor de protección solar o SPF sus siglas en inglés. Es el numerito que vemos en los protectores solares que compramos. A pesar de lo que muchos de nosotros creíamos, este número no indica el grado de protección, lo que realmente indica es el tiempo que podemos esperar para realizar la siguiente aplicación. Dependiendo del tipo de piel de cada uno, tendremos una tolerancia al sol mayor o menor; por ejemplo, si nuestra piel tarda en quemarse cinco minutos al sol y usamos una crema con SPF 20, tendremos que aplicarnos protector cada 100 minutos (5×20=100).

 

Otra cosa muy importante que debemos tener en cuenta es que el protector solar que escojamos nos proteja también contra los rayos UVA, para saber si nuestra crema tiene esta función, deberemos buscar el identificativo UVA en el envase.

 

Es importante aplicarse la crema unos 30 minutos antes de la exposición al sol, ya que muchos de los filtros (los que actúan a nivel químico) necesitan ser absorbidos por completo antes de ser funcionales.

 

Otro punto importante, es que sea Water Resistant o Waterproof que, aunque parezca la misma cosa no lo es. Con las cremas Water Resistant podremos darnos un par de baños de unos 20 minutos antes de tener que volver a aplicarnos el producto. Con los protectores solares Waterproof podremos alargar la nueva aplicación a 4 baños de 20 minutos aproximadamente. Por supuesto, si nos secamos con la toalla tendremos que aplicarnos crema nuevamente.

 

Velvethut

 

Dejar un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.