Cómo limpiar los tupper correctamente

Cada vez son más los españoles que se llevan un tupper de comida al trabajo. Las dietas, el ahorro que supone o la necesidad de comer saludable, son factores que cada vez empujan a más personas a llevar la comida de sus casas (o de sus madres) al trabajo.

 

En los últimos años nuestro fiel amigo, el tupper, se ha convertido en nuestro compañero de viaje y no lo cuidamos tan bien como creíamos. No obstante, os vamos a ayudar a resolver la limpieza de tuppers con algunos trucos y consejos que, seguro, os harán la vida más fácil.

 

Seguramente, todos estaréis hartos de que los tuppers de plástico cojan olores y suciedad con el uso. Esto se produce porque no lo estamos limpiando como es debido.

 

Lávalo cuanto antes

 

Lo mejor para el correcto mantenimiento de nuestro táper es fregarlo al terminar de comer, cuanto más tiempo lo dejemos sin lavar, más se incrustará la comida en la superficie de tupper y será más difícil.

 

Los materiales importan

 

Cuando elegimos un tupper debemos fijarnos en varios aspectos. Uno de los más importantes es el material del que este hecho. La mayoría, son de plástico o cristal, y cada uno tiene sus ventajas. Los de cristal siempre serán más higiénicos, limpios, fáciles de mantener y, además, las comidas no cogerán sabores extraños. No obstante, el plástico siempre tendrá sus followers debido a su ligereza y su mayor resistencia ante las caídas.

 

No uses esponjas abrasivas

 

A la hora de la limpieza, deberemos usar estropajos no abrasivos para no deteriorar la superficie del recipiente. De lo contrario la suciedad se incrustará en las marcas provocadas por este tipo de estropajos.

 

Sucede lo mismo cuando utilizamos cuchillos sobre la superficie de nuestro tupper, estas marcas servirán para alojar restos de comidas pasadas. Por eso, siempre es más recomendable usar tuppers de cristal.

 

No guardarlo con la tapa cerrada

 

Una vez hemos realizado el proceso de lavar los tupper tenemos que saber guardarlos. Lo mejor es guardarlos abiertos para que no se almacenen los olores. Como complemento podemos guardarlos con un poco de sal. Al guardarlo con una pizca de sal conseguiremos absorber los olores más persistentes.

 

Nada es para siempre, cámbialo de vez en cuando

 

Aunque sigáis todos estos consejos al pie de la letra, los tuppers tienen su vida útil y, tarde o temprano, deberemos comprarnos uno nuevo. Algo que tenemos que tener en cuenta es que al lavarlo en el lavavajillas la vida útil suele reducirse considerablemente.

 

¡Recordad! Esas manchas insufribles de tomate, tienen solución.

 

 

Dejar un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.