La tierra entra en negativo

El pasado lunes se produjo el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, para los que no sepan lo que es, lo explicamos. Esto significa que el pasado lunes 8 de agosto igualamos la cantidad de recursos producida en un año en todo el planeta con el consumo de todos sus habitantes.

 

Este hecho cada año se produce en una fecha diferente, y lo cierto es que cada año se produce antes. Para que os hagáis una idea en el año 2000 el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra se producia a finales de septiembre.

 

Esto es debido al constante crecimiento de la población y a nuestros hábitos de consumo (cada vez consumimos más). Lo que provoca que la Tierra no tenga tiempo para regenerar todos los recursos que necesitamos para satisfacer nuestra demanda.

 

Todos podemos ayudar a que esto no siga ocurriendo o, desde luego, reducir su impacto en gran medida y retrasar la llegada de este día año tras año. Os damos algunos consejos:

 

No tirar comida

 

Esto es básico, no se puede (ni se debe) tirar la comida. Nuestras madres siempre nos lo han dicho, pero seguimos tirando gran cantidad comida. Intentar ajustar las cantidades de comida a la hora de cocinar (o congelar el exceso para otro día), cuando comamos en un restaurante pedir que preparen lo que nos sobre para llevar (es más habitual de lo que pensamos y la mayoría de los restaurantes están acostumbrados a esta petición) o estar pendientes de las fechas de caducidad de los alimentos; son algunas de las cosas que podemos hacer.

 

Recicla

 

Reciclando reducimos la necesidad de extracción de nuevas materias primas, por lo que reduciremos el impacto medioambiental y ayudaremos a consumir menos recursos.

 

Reutiliza

 

¡Reutilizar mola! Siempre que podamos reutilizar, hagámoslo. Pensar que no siempre tiene que ir destinado al mismo uso para el que se creó, podemos pensar en nuevos usos y de esta forma tan original, ayudar a la Tierra.

 

Modera tu consumo

 

Hoy en día, todos (y nos incluimos) consumimos mucho más de lo que necesitamos. Tan sólo pensando, antes de comprar algo, si realmente lo necesitamos o no, compraremos muchísimo menos. Además, ahorraremos ¿Qué más podemos pedir?

 

Todos podemos aportar nuestro granito de arena, aunque sea en pequeña escala, cada esfuerzo cuenta.

 

Banner BLOG

 

Dejar un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.