Falsos mitos de la limpieza

En Velvethut hemos realizado  un estudio sobre algunos mitos sobre la limpieza que existen hoy en día. Conocimientos, trucos y creencias populares sobre la limpieza que están muy extendidos y que son totalmente falsos; a veces, incluso, contraproducentes.

 

1. La lejía es lo que más limpia. FALSO.

 

La lejía es un buen desinfectante, pero no un buen limpiador. Para limpiar correctamente necesitamos un jabón o un detergente especifico, cada superficie o acabado tiene sus preferencias y necesidades.

 

2. Echar más jabón para limpiar más. FALSO.

 

Esto es algo  muy común cuando ponemos la lavadora. Cuando la ropa está más sucia pensamos en echar más detergente, pero no es lo correcto. Echando más detergente es probable que no se disuelva y deje restos en la ropa, lo ideal en estos casos, es aplicar un quitamanchas en las zonas conflictivas antes de poner la lavadora.

 

3. Limpiar los cristales con papel de periódico es lo mejor.

 

Esto no es falso del todo, pero desde luego no es la mejor opción. Siempre es mejor disponer de una bayeta ecológica o incluso papel de cocina (de calidad).

 

4. Un servicio de limpieza profesional es muy caro (vs. mercado negro). FALSO.

 

Las empresas profesionales siempre son una gran ayuda. Podemos encomendarles la totalidad de la limpieza de nuestro hogar o utilizarlos como soporte. No es una opción cara si pensamos en los problemas que nos puede ocasionar contratar a alguien de forma ilegal (multas, sanciones, responsabilidad civil, etc.)

 

5. No es necesario limpiar el lavavajillas. FALSO.

 

Podemos pensar que el lavavajillas se limpia sólo en cada lavado, pero lo cierto es que necesita una limpieza. Debemos limpiarlo mensualmente para su correcto mantenimiento y para conseguir una higiene óptima en nuestros lavados.

 

6. El baño es la parte más sucia de la casa. FALSO.

 

Como ya os contábamos en nuestro artículo “El top10 de los objetos de uso doméstico más sucios” el baño no es el espacio más sucio de la casa. Objetos de uso tan común como el mando a distancia del televisor o un estropajo son más problemáticos que el espacio con peor fama de la casa.

 

7. Los guantes son muy higiénicos.

 

Según el cuidado de los mismos podrían llegar a ser muy antihigiénicos. Debemos limpiarlos y cambiarlos con regularidad para no tener problemas. Es muy importante el secado de los guantes para que no se conviertan en  el lugar perfecto para el crecimiento de bacterias.

 

Banner BLOG

Comparte en tus redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario