perro arropado en cama

Que la gripe no sea la protagonista de tu otoño

Llegó el otoño, época de árboles amarillos y rojos, hojas en el suelo, olor a castañas por las calles, primeras bufandas, paraguas y abrigos de la temporada. Se cierran las terrazas y se empieza a disfrutar de los días de peli y manta en el sofá, de la calefacción y de las noches entre edredones.

 

Pero no todo en esta época es tan bonito como parece, también llega el frio, y con él las gripes y los resfriados, empiezan a ser comunes los estornudos, la tos, las narices congestionadas y los dolores de cabeza. Y por ello, cobra especial importancia la limpieza del hogar.

 

Cuando enfermamos, lo único que nos apetece es estar en la cama tumbados con un caldo caliente que nos cure todo, con la calefacción a tope y un par de mantas.

 

Pero a veces, el remedio es peor que la enfermedad, nuestras casas, normalmente, no están suficientemente limpias y aparecen los ácaros. Y aunque los ácaros estén presentes durante todo el año, es en esta época del año cuando más nos afectan. La razón es que la humedad aumenta y bajan las temperaturas, lo que nos obliga a ventilar menos nuestro espacio para que no se escape el calor. En este escenario los organismos vivos proliferan y atacan a las personas, y sobre todo a las alérgicas.

 

Por ello, para evitar que nos pongamos malos en estas épocas es necesario mantener una limpieza básica en nuestro hogar, con estos consejos, dejarás tu casa libre de ácaros y tu cuerpo protegido contra gripe.

 

  • Ventilar la casa: Los ácaros se reproducen más rápidamente con humedad, por lo tanto es necesario que ventilemos nuestra casa todas las mañanas para eliminar el mayor número posible después de una noche con toda la vivienda cerrada.
  • Limpiar la vivienda con las ventanas abiertas: A la vez que se ventila la vivienda, hay que aprovechar para limpiar y así tendrá el doble de efecto además, no hacer la cama inmediatamente.
  • Utilizar la espiradora y evitar la escoba, esta tiende a mover la suciedad de un lado a otro de la casa. La limpieza del polvo es esencial por lo tanto es recomendable hacer esto diariamente. Si la aspiradora es anti ácaros y cuenta con un filtro Hepa que ayude a absorberlos, mejor.
  • Evita las alfombras ya que suelen ser un nido de ácaros por lo que evitarlas es lo mejor para liberar tu hogar de estas partículas.
  • Limpia los muebles con un trapo húmedo: Los plumeros, del mismo modo que pasa con las escobas, mueven el polvo pero no lo eliminan, por lo que no es aconsejable utilizarlos en la limpieza de los hogares con problemas alérgicos. Un trapo húmero es la mejor solución para eliminar el polvo y los ácaros que contiene ya que los atrapa y permite eliminarlos.
  • Lavar la ropa de cama y escoger para ello un programa de lavado a alta temperatura, preferiblemente a 60º o superior, hacerlo asiduamente, lo ideal sería dos días por semana.

 

No olvidéis abrigarse mucho para poder disfrutar de esta época del año a tope. Una buena limpieza de mantenimiento será la clave de una buena salud.

 

Banner BLOG

 

Dejar un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.