armario ordenado

Cómo ordenar un armario

Se conocen casos en los que las puertas permanecen cerradas con llave, cajones que no terminan de entrar por los objetos que ha ido tragando, verdaderos fondos de armario que te sacan prendas de temporadas pasadas, muy pasadas… hoy te daremos algunas pistas sobre como ordenar un armario.

Organiza tu armario de manera cómoda y rápida

La importancia del orden en la vivienda ha ido creciendo en los últimos años, y una parte esencial son los armarios y nuestra ropa. Gurús de este mundo como Marie Kondo, han sacado a la luz métodos de doblado que permiten sacar el mayor partido a los cajones y armarios de nuestra casa.

 

Conoceréis el método de doblado que tanto se realiza hoy en día, y si no es así con introducir la palabra doblar, seguida de la prenda que quieras, un sinfín de vídeos con métodos de doblado se abalanzan sobre ti. No nos decantamos por ninguno de ellos en particular, ya que aquí entran en juego los gustos, si bien es cierto que con ellos es fácil ver todo lo que tienes, y eso es algo fundamental a la hora de elegir bien sin perder demasiado tiempo.

 

Hay que tener en cuenta que, a pesar de que muchas veces es más sencillo almacenar sin orden alguno por falta de tiempo y de ganas, si queremos pensar en el futuro, ahorraremos mucho tiempo e indecisiones si seguimos los consejos sobre cómo ordenar un armario que aquí os dejamos.

 

Hoy en día no tenemos excusas, podemos gestionar nuestros armarios de una forma sencilla y ordenada. Igual que en la limpieza, es importante organizarse y dejar claro dónde va cada cosa y tratar siempre de que no haya mezclas.

 

Es vital dejar el armario con zonas más livianas para ganar en visibilidad, un ambiente tremendamente recargado no te deja ver bien las posibilidades que tienes a la hora de elegir.

 

Tienes que pensar que es lo que más utilizas, y que utilizas, aunque no sea lo que más, el resto puede quedar guardado en un altillo y hacerte con ello cuando lo necesites. Intenta no almacenar ropa que sabes que no vas a poner en una buena temporada y trata de definir los espacios en función de las prendas sin mezclas.

Camisetas

Siempre dobladas, no utilices perchas. Puedes ordenarlas por color y si realizas un buen doblez en el que solo se vea una franja e identifiques perfectamente lo que tienes, podrás ver, tocar y comparar a la hora de ponerte una u otra, sin interferir en el orden.

Pantalones

Puedes tenerlos colgados en caso de tener espacio en tu armario, pero una forma sencilla y útil es doblarlos a la mitad o en tres fases, y dejarlos apilados viéndose únicamente una franja. De esta forma podrás decidir y sacar el que desees.

Calcetines

La palabra calcetín implica desorden, el simple hecho de pensarlo te recuerda que vas a tener que buscar la pareja entre un sinfín de tonalidades y de parecidos más que razonables. Una forma sencilla de ordenarlos es haciendo un doblado sencillo en tres fases, y posteriormente dejar un borde a la vista en el que se sepa perfectamente el color o el estampado.

 

Hay un vídeo muy interesante en Youtube llamado ‘’How to Fold Socks’’ en el que apetece más dejarlos así doblados para enseñar a las visitas, que ponértelos.

 

Camisas

Imprescindible tenerlas siempre colgadas. Puedes ordenarlas por tonalidad o por su uso, de esta forma tienes una visión global. La percha influye en que la camisa este perfecta a la hora de ponértela, las perchas de madera son siempre una buena opción.

Vestidos

Hay que tener en cuenta las alturas del armario a la hora de colgar los vestidos. Las zonas más bajas suelen ser más apropiadas para camisas o prendas cortas, y las altas para que tus prendas largas estén perfectamente estiradas.

 

Si no cubres los espacios cortos, siempre puedes poner algún complemento de uso diario bien ordenado sobre la balda o cajonera que acote ese espacio.

 

Para estas zonas puedes encontrar cajas de interior de armario en las que puedes meter cosas sin que se vean y que le dan un toque especial y elegante.

 

Hay que dejar un espacio reservado para la ropa de deporte, que tiene que tener el mismo orden que el resto. Hay que intentar que este espacio no sea la bolsa de ir al gimnasio.

 

Si quieres utilizar los cajones para varias cosas, puedes encontrar multitud de separadores de cajones, perfectos para ordenar cómodamente pañuelos o corbatas.

 

Piensa siempre en que invertir unos minutos de orden, te va a ahorrar mucho tiempo de pensar modelo, de no ver lo que tienes o de buscar aquello que querías.

 

limpiezas especiales

 

Dejar un comentario