Cómo limpiar un suelo laminado

Una de las preguntas que más frecuentemente se repite entre nuestros clientes es ¿Cómo limpiar el suelo laminado? Pues bien, en este post os enseñaremos a realizar una limpieza de suelos laminados de la mejor forma posible para conseguir una durabilidad excepcional. Como veréis este tipo de tarima flotante es de fácil mantenimiento.

 

Los laminados son un tipo de material con una gran multitud de usos que se utilizan muy a menudo en la construcción. Este tipo de suelos están compuestos por varias capas de diferentes tipos de restos de madera prensados a alta presión y con una capa de acabado que generalmente esta realizada con resinas de melamina.

 

La facilidad de la limpieza de suelos laminados ha popularizado su uso.

 

A pesar de lo que la gente pueda pensar, el mantenimiento de los suelos laminados es más sencillo de lo que parece. De hecho, el éxito que tiene este tipo de pavimento en los últimos años se debe a su dureza, durabilidad y fácil mantenimiento.

 

Pasos para limpiar un suelo laminado

1. Aspirado

El primer paso para que nuestro suelo quede perfecto será aspirar el polvo y la suciedad menos incrustada. Es importante para eliminar la mayor parte de la suciedad de nuestro suelo. Es fundamental usar el accesorio adecuado, un cepillo suave nos ayudará a no estropear el suelo.

 

2. Mopeado

Después de haber eliminado parte más visible, es hora pasar una mopa más delicada que recogerá los posibles restos. Este paso no es absolutamente necesarios y podéis saltároslo si lo veis oportuno.

 

3. Fregado

Por último, deberemos centrarnos en el fregado del suelo. Este paso lo podemos realizar con la mopa (En el caso de que se pueda mojar y escurrir) o con la fregona de toda la vida. Lo más importante en este paso es que la fregona este muy bien escurrida, esto evitará que nuestro suelo se estropee con la humedad.

 

Como veis, el mantenimiento no dista demasiado de un suelo tradicional, y es realmente sencillo.

 

Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta es el producto que usaremos para la limpieza. Es recomendable utilizar un jabón pH neutro para no estropear la tarima. No debemos usar lejías u otros productos abrasivos.

 

Si queremos darle un extra de cuidados, podemos adquirir un producto especial renovador de suelos laminados y aplicarlo cada cuatro o seis meses.

 

Esperamos haber resuelto todas vuestras dudas, si necesitáis ayuda, dejadnos vuestros comentarios. Y por supuesto, ya sabéis que siempre nos podéis encontrar en velvethut.com.

 

Velvethut

 

Dejar un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.